Suplementos de proteínas en el mundo del deporte: algunas reflexiones.

La nutrición es uno de los aspectos más apasionados en el mundo del deporte. De hecho, una nutrición ajustada y equilibrada equivale a muchas horas de entrenamiento, lo que se conoce como “Entrenamiento Silencioso”. Ese punto de más que necesitas o la capacidad de rentabilizar al máximo todo tu esfuerzo en los entrenamientos te lo puede dar la alimentación equilibrada y los hábitos saludables.

Dentro de la nutrición en el deporte el aporte de suplementos proteicos es uno de los temas que despierta más interés. De hecho sería imposible analizar, detallar o comparar todos los existentes en el mercado. El mundo de los suplementos se ha convertido también en un negocio de lo más lucrativo ya que un gran porcentaje de practicantes del deporte (y son cientos de miles) sea cual sea el grado de intensidad, usa dichos  nutrientes de forma habitual.

Conceptos del mundo de las proteínas como aminoácidos esenciales, ramificados, leucina, lisina, glutamina, taurina, etc. son comunes en las tertulias del mundo del deporte y sus efectos son asumidos como dogmas a poco que algún conocido o famoso manifieste que le ha ido bien.

Pero en el mundo de la ciencia real las cosas van por otro camino, no sólo porque no se busca el lucro económico a la hora de hacer valoraciones sino porque se utiliza el denominado método científico a la hora de analizar resultados. En concreto, refiriéndonos a las proteínas, sabemos que los deportistas necesitan suplementos, pero los necesitan de todo: energía, carbohidratos, grasas, proteínas, agua, minerales…

Las recomendaciones de los organismos científicos a este respecto son muy claros en que sólo en muy determinadas ocasiones, en deportistas de élite (maratonianos, corredores ciclistas de largas distancias…), debe recurrirse a suplementos artificiales para cumplimentar la nutrición, no porque los alimentos no se las puedan proporcionar sino porque el volumen de comida sería inasumible en esas condiciones de exigencias tan extremas.

Los alimentos naturales contienen habitualmente todo lo necesario y si no, valga el ejemplo de la humilde pechuga de pollo, en cuya composición encontramos todos los aminoácidos esenciales (10 gramos/100 gramos de alimento),  ramificados (AAR o BCAA-valina, leucina e isoleucina) (4 gramos/100 g), glutamina ,etc. Otros alimentos proteicos como la ternera, el pescado, los huevos, nos aportan cantidades similares o incluso superiores de todos los aminoácidos necesarios para el deporte.

 

[feature icon=»flag» style=»horizontal» title=»Mensaje ACTYS:»]Optemos por la alimentación natural y cuidemos nuestra salud (y nuestro bolsillo). Reflexionemos antes de meternos en el mundo de la alimentación artificial y dejemos ser aconsejados por verdaderos expertos en nutrición.[/feature]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *